sábado, 9 de julio de 2011

jueves, septiembre 14, 2006


La estimulación sensorial especial de los dedos y sus efectos.

Foto 1. Zenouri 1993 Juego tradicional de la España rural.
Fotos. Distintas funciones de los dedos.
La falta de estimulación sensorial especial de los dedos afecta a todo el desarrollo psicomotor y reduce la capacidad para al ejecución de la lectura, la escritura, el dibujo y el cálculo.
Nos referimos a la estimulación sensorial que se provee a través de los tradicionales juegos de manos acompañados de comentarios y que suelen terminar con cosquillas en la palma de las manos, en las axilas o en presas, apresando un dedo o la mano.
Experiencias con niños de 4 a 6 años, que han carecido de esa estimulación especial en edades tempranas apropiadas ( alrededor de los dos años o dos años y medio es la edad ideal para la ejecución de estos juegos), han demostrado mediante la formación de dos grupos, uno sometido a entrenamiento durante 2 meses, en sesiones de 20 minutos, tres días a la semana, y otro grupo sin recibir entrenamiento, que surgían diferencias significativas en el desarrollo psicomotor general y en las habilidades de lectura, escritura, dibujo y cálculo. Al principio del experimento ambos grupos no mostraban diferencias en el desarrollo psicomotor. Al final de los dos meses el grupo entrenado había avanzado considerablemente en comparación con egrupo no entrenado.
En casi todas las culturas existen ese tipo de juegos. Esta presencia universal de este tipo de juegos contienen elementos comunes, a pesar de las diferencias. Alguna de estas coincidencias consisten en destacar los dedos de modo ordenado, bien desde el meñique hacia el pulgar, o del pulgar hacia el meñique; otra es la prensión de los dedos, imprimiéndole un movimiento enérgico y una extensión, moviendo y tirando del dedo; atraen la atención del niño sobre cada uno de sus dedos; otro es que se acompaña de expresiones orales; otro que termina con cosquillas o presas.
La importancia de destacar mediante ejercicios especiales todos los dedos corrige el papel pasivo que meñique y anular tienen generalmente en actividades culturales. Efectivamente los ejercicios que suelen hacerse para estimular el desarrollo de la llamada motricidad fina, enhebrar cuentas con hilo, dibujar, escribir, recortar con tijeras, colocar objetos uno sobre otro, da un papel activo a índice, corazón y pulgar. En la escritura el lápiz se sujeta con estos tres dedos mientras que anular y meñique sirven de apoyo a la muñeca. Por eso anular y meñique necesitan entrenamiento especial.
Los juegos de manos continúan desarrollándose en complejidad y resultan de interés para niños mayores. Los niños mayores pueden jugar en parejas o formando corros, lo acompañan de canciones y los movimientos para cada mano llegan a ser distintos simultáneamente, lo que exige un grado mayor de atención y concentración. (2)
En ocasiones la estimulación sensorial para niños con retraso en el desarrollo psicomotor puede hacer hincapié en el reconocimiento táctil de las diferentes texturas de los objetos, en las diferencias de peso entre objetos, o en los contrastes de objetos fríos o calientes o en el reconocimiento de objetos mediante el tacto con los ojos cerrados y otro tipo de ejercicios, pero no se da la debida importancia a esta forma especial de estimulación a la que nos referimos.
Seguro que Vd. conoce en su país este tipo de juegos. El programa de 20 minutos, tres días a la semana, es fácil de aplicar. También pueden ser dos sesiones de 10 ó 15 minutos en dos sesiones con un intervalo mínimo de 1 hora entre sesión y sesión. Se hace para ambos tipos de manos y en su desarrollo el niño puede pasar a ser el que tome el papel activo en el juego, con alternancia en los papeles activos y pasivos.
Aquí les dejo tres direcciones que tratan de los juegos de dedos.