sábado, 1 de octubre de 2011

LITERATURA Y AUTISMO

PUBLICADO EN LA EDICIÓN IMPRESA
Sabina Berman comparte más que un libro
vota:
Liliana Contreras Reyes
13 Septiembre 2011

¿Qué relación pueden encontrar entre Descartes y una niña autista, a quien Sabina Berman describió como una “primate bípeda”? ¿Entre la reconocida frase “pienso, luego existo” y una joven que está “segura de que existe y, sólo a veces, piensa”? Contraste. Confrontación.


Reflexiva. La escritora compartió con los presentes no sólo el tema de su novela, sino parte de sí misma y de su reflexión acerca de nuestro contexto actual.Foto: VAGUARDIA-HÉCTOR GARCÍA

Saltillo.- A través de su novela, “La Mujer que Buceó dentro del Corazón del Mundo”, la escritora nos lleva por el camino de la “anormalidad” para mostrarnos que el ser humano común, de inteligencia estándar, es sólo un ser amaestrado. En cambio, Karen, la protagonista de su novela, a quien se le introdujo en el mundo de los humanos ya entrada en la adolescencia, vive entre la idiotez y la genialidad, a veces presente en las personas con autismo, y así se salva de laeducación formal, percibiendo al mundo y a sí misma de una manera diferente.

Ambientada en las playas de Mazatlán, esta novela es, en palabras de su autora, una reflexión acerca del ser humano “tal y como somos, como nos han amaestrado”; además, es una muestra de cómo utilizamos el lenguaje para separarnos de la realidad. “Las metáforas nos sirven para separarnos de la realidad”, dijo Berman, “nos vamos a morir de realidad” y, por ello, aprovechamos al lenguaje para alejarnos de ella.

Platicando y leyendo como para sí misma, Berman llegó el domingo por la noche al Salón de las Letras de la Feria Internacional del Libro de Saltillo con su propio ejemplar, las notas al margen y el subrayado lo hicieron tan evidente, como su mano moviéndose con parsimonia, dando ritmo a la lectura. La escritora compartió con los presentes no sólo el tema de su novela, sino parte de sí misma y de su reflexión acerca de nuestro contexto actual.