jueves, 26 de enero de 2012

Aprender a "pensar en palabras" ayudaría a los niños con autismo

miércoles 25 de enero de 2012 18:47 CET
 
LONDRES (Reuters) - Enseñar a los niños con autismo a desarrollar "monólogos interiores" en su mente les ayudaría a solucionar tareas cotidianas y podría aumentar sus posibilidades de tener una vida independiente al crecer, informaron el miércoles científicos británicos.
Psicólogos que estudiaron a adultos con autismo hallaron que el mecanismo de emplear el monólogo interior está intacto, pero que los autistas no siempre lo usan de la misma forma que las personas con desarrollo habitual.
Los investigadores hallaron que la tendencia a "pensar en palabras" también está muy relacionada con la extensión de las capacidades comunicacionales de una persona, que se arraigan en la infancia temprana.
Los resultados de la investigación sugieren que enseñar a los niños autistas cómo desarrollar la capacidad del monólogo interior les ayudaría a lidiar con tareas cotidianas más adelante en la vida.
El estudio también sugiere que a los chicos con autismo les iría mejor en la escuela si se les anima a aprenderse su horario de clases verbalmente en lugar de utilizar programas gráficos, que es la estrategia habitual.
El autismo, que afecta a cerca del 1 por ciento de la población mundial, incluye un espectro de trastornos que van desde el retraso mental y una profunda incapacidad de comunicarse hasta síntomas relativamente leves como los que se observan en personas con autismo de alto funcionamiento o síndrome de Asperger.
Entre los patrones centrales del autismo se encuentran la mala capacidad de comunicación y la dificultad para socializar.
"La mayoría de las personas 'piensa en palabras' cuando tratan de solucionar problemas, lo que ayuda con la planificación y especialmente con las tareas complicadas", dijo David Williams, del departamento de psicología de la Durham University, que dirigió el estudio.
Los niños con desarrollo habitual suelen hablar en voz alta para guiarse sobre tareas complejas, y en torno a los 7 años desarrollan monólogos internos para tratar de resolver problemas, dijo el experto. Lo bien que se le dé esto a una persona depende en parte de sus experiencias de comunicación en la infancia temprana.
Williams señaló que los chicos con autismo suelen perderse los intercambios comunicacionales tempranos, lo que explicaría su tendencia a no emplear el monólogo interior cuando son mayores. Esa falta de uso del "pensamiento en palabras" contribuiría además a algunas de las conductas repetitivas comunes en autistas.
"Los niños con autismo probablemente no están teniendo este pensamiento en sus cabezas, sino que continúan con la estrategia de pensamiento visual", explicó Williams.
"Por lo tanto ése es el momento, alrededor de los 6 ó 7 años, en que estos métodos de enseñanza serían más útiles", agregó.
El estudio, realizado por investigadores de Durham, Bristol y la City University en Londres y publicado en la revista Development and Psychopathology, incluyó a 15 adultos con autismo de alto funcionamiento y 16 adultos neurológicamente normales que fueron el grupo de control.
Los voluntarios completaron pruebas de capacidad de planificación para los que las personas de desarrollo habitual normalmente emplean estrategias de "pensamiento en palabras".
Cuando se pidió a ambos grupos que realicen la tarea mientras repetían en voz alta cierta palabra -como "martes" o "jueves"- establecida para distraerles, para el grupo de control la tarea fue más compleja, mientras que para los autistas no hubo problema con la distracción.
"En las personas con autismo, no tuvo absolutamente ningún efecto", explicó Williams. Esto sugiere que, a diferencia de los adultos con desarrollo neurológico habitual, los participantes con autismo no emplean normalmente el monólogo interior para ayudarse a planificar.
/Por Kate Kelland/