miércoles, 4 de enero de 2012

Cuba y el autismo

Destaca diario ruso atención a niños autistas en Cuba

En la escuela cubana para menores con autismo, Dora Alonso, los pequeños realizan un amplio programa de actividades que los ayuda a integrarse a la sociedad
Juventud Rebelde
digital@juventudrebelde.cu
16 de Diciembre del 2011 11:32:18 CDT

La atención y los cuidados especiales que reciben los niños autistas en Cuba fue reconocida en un reporte especial del portal digital Rusia Today.

Según el medio de prensa, en la escuela cubana para menores con autismo Dora Alonso, los niños tienen la posibilidad de potenciar sus aptitudes desde una edad temprana y se preparan para la vida adulta. Los pequeños asisten a clases de logopedia, computación, fisioterapia, música, artes plásticas e incluso economía doméstica, que los ayudarán a desarrollarse y poder vivir sin ayuda ajena.

Leidis Hernández Martínez, maestra terapeuta de la escuela citada por el sitio, aseguró que nunca ha considerado a estos niños como sus pacientes, a pesar de que sufren autismo. Para ella son amigos a los que quiere conocer mejor y a los que intenta ayudar, haciendo todo lo posible para que mejoren.

La maestra confesó que pensaba primero que no aceptaban el contacto físico y no se relacionaban, pero en realidad se van acercando mucho.

Imilla Campo Valdés, la directora de la escuela, explicó que uno de sus objetivos principales es ayudar a los pequeños a integrarse en la sociedad, lo cual es una tarea sumamente difícil y que requiere un amplio programa de actividades.

«Al acuario nacional asisten los martes, los miércoles a equinoterapia, los jueves a zooterapia, algo que no es más que una forma de que nuestros niños se vinculen también a la comunidad. Cuando asisten a estos lugares, se benefician de las normas de conducta que hay que tener en ellos, aprenden a comportarse, aprenden a hacer cola», cuenta Imilla.

Según el prestigioso sitio, es posible que uno de los criterios para considerar a una sociedad desarrollada sea la existencia de instituciones que se encarguen del cuidado de aquellos que carecen de tutela o de los más desfavorecidos.

Bajo esa premisa, Cuba, que atiende a sus niños autistas con esmero, podría catalogarse como una sociedad desarrollada.