lunes, 14 de marzo de 2011

Incidencia de sd frente a incidencia de autismo

El autismo es más frecuente que el síndrome de Down. Actualmente se presentan cinco casos por cada 180 nacidos  

Viernes, 28 enero


Cuando los padres se enfrentan al nacimiento de un niño especial, los padres, hermanos y parientes cercanos inician un camino difícil, por lo que fundaciones le ofrecen la educación especializada al núcleo familiar en general
El autismo es un trastorno del desarrollo permanente y profundo que afecta la comunicación, imaginación, planificación y reciprocidad emocional, pues tras varios años de estudios esta perturbación no ha presentado un avance para su cura. Sin embargo hoy por hoy se presentan cinco casos por cada 180 niños nacidos en el mundo, cuando hace más de 25 años eran cinco casos por cada 10 mil nacidos.
La fundadora y directora de la Fundación de la Sociedad Central de Niños Autistas de Aragua, Nora Díaz, destacó que esta cifra cada día se torna más alarmante, ya que cuando se creó la institución los casos de autismos eran muy poco, pero se ha tornado como una epidemia, pues “incluso es más frecuente que el síndrome de Down y la diabetes”.
Las personas con autismo no presentan anormalidades físicas evidentes, por esto en la década de los cuarenta se creía que el síndrome autista era una traba emocional, aunque investigaciones recientes señalan que este trastorno deriva de un desorden del Sistema Nervioso Central (SNC) y no de problemas emocionales, pero como síndrome la causa no es única, ya que se cree que se debe además a malformaciones del cerebelo, hemisferios cerebrales y otras estructuras neurológicas.
No obstante, Díaz hace referencia a la continua contaminación a la que están expuestos los humanos y de la cual las personas no se dan cuenta o no quieren darse cuenta del daño que le hace a su organismo con lo que ingieren o huelen. Para nadie es un secreto que cuando se va al supermercado se compra la zanahoria o la lechuga más grande y bonita, además de no adquirir pollos que no son más que alimentos con gran cantidad de hormonas que se quedan en el cuerpo de la madre, y que causa gran daño en el organismo y el crecimiento del nuevo ser, quienes también son contaminados por grandes cantidades de minerales a lo que se está expuesto.
 PADRES DE UN NIÑO AUTISTA
Cuando un grupo familiar se enfrenta al nacimiento de un niño con autismo, los padres, hermanos y parientes cercanos inician un camino difícil, dado a que tienen el reto de entender las características que conforman este síndrome y unificarlas en torno al niño para poder manejarlo y educarlo adecuadamente.
Una vez diagnosticado el trastorno, los padres han de pasar por un cambio de actitud, que implica un largo y doloroso proceso educativo, con un alto grado de estrés, que requerirá además de asesoramiento profesional cualificada.
Por lo que la fundadora de Fundasocenia, señaló que dentro de la institución se ofrece atención a la familia en general, ya que hay padres que no se sienten capaces de atender a sus hijos especiales.
Asimismo, cuentan con más de 35 profesionales entre los que destacan psicopedagogos, terapistas que son auxiliares, médicos, psicólogos, administradores, entre otros que han llevado más de mil casos de personas con autismo que van desde el año hasta los 40 años de edad en la institución que alberga actualmente entre 100 y 120 personas, que incluye a personas especiales de otros estados como Puerto Ordaz, Barinas y Maracaibo.
Indicó que trabajan con personas con autismo con otras patologías asociadas, ya que éste puede venir con retardo mental o síndrome de Down, donde desarrollan actividades académicas, pedagógicas, terapia ocupacional, terapia del lenguaje, entre muchos otros que van desarrollando al pequeño.
El papel de los padres es de suma importancia en la integración social del niño, sólo así se dará una mejor convivencia que permita mantener a la familia unida. Esto por cuanto las conductas que presentan los niños con autismo son un factor disruptivo en el entorno, y muchas veces constituyen la causa de la desintegración de los núcleos familiares.
 COMO RECONOCER A UN AUTISTA
Las características por las que podemos reconocer a un niño autista son variadas, pues como ya se mencionó, es un síndrome (conjunto de anomalías) y no una enfermedad.
Se considera que una persona es autista si tiene o ha tenido en alguna etapa de su vida, cuando menos siete de las siguientes características como no relacionarse íntimamente no abrazar, evita el contacto visual, se resisten al cambio, se ata excesivamente a los objetos familiares y continuamente repite o ritualiza ciertos actos, comienza a hablar más tarde que otros niños, prefieren estar solos, otros son incapaces de hacerlo o simplemente se niegan.
Los niños autista, en la mayoría de los casos realizan actos intelectuales irregulares y como consecuencia, la evaluación de su inteligencia resulta difícil, habitualmente rinden más en actos específicos (pruebas de motricidad y habilidades de localización especial) que en actos verbales en las pruebas de coeficientes de inteligencia.
 Usted debe saber que los autistas:
El autismo afecta cuatro veces más a los hombres que a las mujeres, y se puede encontrar en todo el mundo, sin importar etnia o cultura.
Un autista nunca hará rodar un cochecito mientras hace "Brum Brum", es como si fueran incapaces de percibir que el cochecito es una representación del coche grande.
Su lejanía con todo aquello que a nosotros nos parece obvio se hace patente a cada segundo.
Si necesitan algo básico, comer, beber o ir al baño, casi con total seguridad te lo harán saber de alguna forma, pero nunca podrán saber por ellos mismos si son felices o no.
Estos niños viven quizás una de las discapacidades más duras que se puede conocer.
Si algún día tiene la ocasión de conocer esta situación por sí mismo, seguramente cambiará para siempre su perspectiva de muchas cosas en la vida y de la forma de verse a usted mismo y a lo demás.