miércoles, 27 de julio de 2011

Aprender a hablar con un dedo
Adriano Espinal | Marbella
Actualizado miércoles 27/07/2011

A partir de un dispositivo táctil el desarrollador de programas informáticos Juan Carlos González Montesinos ha conseguido que los niños con autismo o las personas que sufren de algún trastorno en el lenguaje y no puedan expresarse lo hagan a partir de un sólo movimiento de dedo.
El programa puesto en marcha por el investigador y que lleva funcionando desde el pasado mes de diciembre consigue adaptarse a cada paciente y terapia mediante la personalización de las imágenes y consigue avances en la comunicación de los enfermos de manera rápida y eficaz como ha expuesto en el curso Movilidad y educación que se celebra hasta el viernes en Marbella. "Funciona con un dedo, haciendo una selección de imágenes que van acompañadas de sonidos y textos escritos, con eso se pueden generar frases para estas personas que no pueden hablar ni comunicarse", ha explicado el inventor.
La idea de crear este software parte de las vivencias del ponente con su propio hijo: "Tiene cuatro añitos y tiene autismo. Desde los dos años y medio empezamos a trabajar con él y lo vi claro, le llamaba mucho la atención la tele, el móvil, y la pantalla del ordenador, entonces empecé a utilizar las imágenes y pictogramas sobre papel a presentárselo en el ordenador primero y luego a PDA. De ahí salió la idea".
Su precio actual es de 30 euros, aunque la acogida inicial de la aplicación ha hecho que en menos de una semana su precio baje, una vez recaudado el dinero suficiente como para solventar la inversión inicial y seguir desarrollando la idea que, actualmente, sólo se puede utilizar con sistemas operativos de la marca Apple.
"Nos gustaría adaptarlo a otras plataformas y hacerlo más asequible", reconoció González Montesinos que ha explicado la peculiaridad del éxito de su idea: "El problema está en que no sabemos lo que quieren porque no se expresan de manera similar a nosotros. No sirve cualquier imagen para cada persona, se trata de ir discriminando y señalando que imágenes son más adecuadas para cada persona, e ir incorporándolas al programa".
Así, ha añadido que se ven "creando galerías temáticas, y se va trabajando sobre ellos. Combinando acciones y objetos se pueden crear frases, una agenda de actividades que se van a hacer a lo largo del día, o secuencia de acciones que ayudan a la enseñanza de estas personas con cosas tan cotidianas como lavarse las manos o ir al baño".
La base de la comunicación comienza en señalar y tocar. Con esa premisa ha evolucionado la idea del ponente que no sólo recorta los tiempos de respuesta de los enfermos, también abre un camino nuevo para ciertos casos de la enfermedad: "Lo primero que se aprende es a extender el dedo y señalar, esto lo hacen los niños con 18 meses, pero hay personas con 18 años de edad y autismo y no lo saben hacer. Si no tienes esa base no aprendes a comunicarte, en las tabletas se aprende a comunicarse con un dedo instintivamente porque funciona tocando y también les gusta tocar, no señalan pero tocan. Lo que tienen al alcance lo cogen pero lo que no lo tienen no saben señalarlo ni indicar que lo quieren".
Esta herramienta es de las más completas que pueden encontrar los familiares de personas con autismo y supone un ahorro de tiempo y practicidad con respecto a los métodos clásicos de recuperación: "En las terapias normales acaban llevando una caja o álbum lleno de fotografías que tienen que ir buscando, sacando, y montando secuencias para comunicarse con ellos, si puedes sintetizarlo todo en un terminal imagínate el ahorro de tener que llevar 50 ó 60 fotografías encima. La ventaja añadida es que sobre la marcha puedes añadir archivos", ha añadido.