domingo, 3 de julio de 2011

LAVANGUARDIA.com
Respeto a los autistas
Cartas | 30/06/2011 - 02:56h
CARMEN LÓPEZ-SALAZAR

Ciudad Real
Como madre de un autista, he tenido la tentación de dejar pasar el insulto, otra vez, pues todas mis energías las quiero dedicar al cuidado de mi hijo. Pero son muchas veces ya las que he oído y he leído a escritores, tertulianos y políticos insultarse con el término autista. ¡Qué más quisieran estos personajes que ser como nuestros hijos!.
Debo aclarar, ante la tremenda incultura de quienes utilizan la enfermedad de nuestros hijos como insulto, qué es el autismo. Se trata de una enfermedad psíquica por la cual un niño al cumplir aproximadamente los 15 meses deja de hablar y manifiesta toda una serie de síntomas extraños y alarmantes. Transcurrido el tiempo, y si las terapias son adecuadas, van mejorando en diversos grados (como diversos grados tiene también el síndrome).
Los autistas son cariñosos, se relacionan, sonríen, lloran, sienten cuando alguien se va, te provocan para que juegues con ellos y pintan como auténticos artistas. ¿Qué tienen que ver estas maravillosas personas con los pedantes, exaltados de la radio y la televisión, escritores y políticos? La utilización de este término rezuma desprecio e incapacidad de asimilar que hay personas diferentes, con una enfermedad cruel, pero bastante más dignas que estos pedantes del léxico.