sábado, 16 de julio de 2011

No son una carga
21.06.11 | 14:13. Archivado en Personas con Discapacidad


Irradian tanta ternura que tendemos a sobreprotegerlos. Pero eso no les hace sentirse mejor ni más felices. Las personas con síndrome de Down necesitan alcanzar un nivel de independencia que les permita tomar sus propias decisiones, llevar una vida normalizada y alcanzar las mayores cotas de autonomía posibles.
Las numerosas asociaciones relacionadas con las personas con síndrome de Down tienen entre sus prioridades, precisamente, apoyar y asesorar a los progenitores para que los niños crezcan en un entorno normalizado, sin sentirse diferentes.
Una importante investigación, centrada en analizar las aportaciones de un grupo de familias con hijos jóvenes con síndrome de Down, ha plasmado su experiencia para ayudar a otras personas a superar cualquier obstáculo. A partir de ella se han obtenido los denominados"principios decisivos para facilitar los procesos de enseñanza-aprendizaje de la autonomía".
Destaco algunos:Aceptación. Hasta que no se asume una situación resulta difícil afrontarla y poner en marcha los mecanismos necesarios para encontrar el éxito. Los padres deben aceptar su responsabilidad en el futuro de sus hijos, pero no han de llevar las riendas de éste en exclusiva. "Tener un hijo con síndrome de Down no debe convertirse en nuestra única razón de ser", recuerda Down España.
Controlar los miedos. Dar el mismo trato a todos los hijos, sin distinciones, para que cada uno sea consciente de sus virtudes y limitaciones. Promoviendo las relaciones interpersonales, de las que deriva un importante aprendizaje.
Autonomía. A menudo la autonomía es sinónimo de autorrealización. Los programas de vida independiente han aumentado en los últimos años con esta premisa. Siempre que la propia persona anhele independencia se debe apostar por este camino porque supone darle más oportunidades. Si permanece con su familia, en el momento en el que los padres fallezcan o no tengan las capacidades necesarias para cuidarles, sólo le quedará una alternativa: ingresar en un centro.
Muchas experiencias orientadas a permitir a estas personas que decidan donde quieren vivir y con quien han sido exitosas y gratificantes. Y les permite demostrar a sus padres y hermanos que “no son una carga".
La Fundación Iberoamericana Down 21 dispone de un portal con información especializada, consultoría, foros, material didáctico, entrevistas, resúmenes de trabajos científicos, testimonios y agenda de eventos que prestan un gran servicio y ponen de manifiesto que hay mucha gente buena contribuyendo, desde la práctica, a crear una sociedad más justa y solidaria.