miércoles, 14 de diciembre de 2011

GALICIA

Las personas con síndrome de Down podrán emanciparse

Un programa de viviendas transitorias busca potenciar su independencia

Día 13/12/2011
«La idea pasa por lograr que tengan una vida plena», tal y como señaló el presidente de Down Coruña, Ricardo Santos. De este modo, el programa de Viviendas Independientes Transitorias activado por esta asociación, en colaboración con el Ayuntamiento herculino y Repsol, busca que las personas que sufren este síndrome «adquieran las habilidades necesarias para vivir en un piso como cualquier otra persona», facilitando su acceso a una vida independiente.
Serán siete días en un primer momento; un mes, en una segunda fase; y tres meses, en la tercera y última etapa. En cada una de ellas habrá tres turnos y, en cada turno, participarán tres personas. En total, serán nueve usuarios los que podrán formar parte de esta experiencia desarrollada por la Asociación Down Coruña en 2012, con edades comprendidas entre los 18 y los 37 años. Eso sí, deberán cumplir los requisitos marcados; contar con unas habilidades mínimas y estar buscando trabajo.
Del equipamiento de las viviendas se encargará Repsol, objetivo al que destinará un total de 9.000 euros en el marco de su plan de acción integral de capacidades diferentes. Mientras, el Ayuntamiento herculino, a través de la Concejalía de Servicios Sociales, colabora a nivel técnico. Así, el alcalde popular, Carlos Negreira, precisaba ayer que este programa está también destinado a las familias «para que confíen en sus capacidades».
«El Consistorio va a seguir apoyando en todo lo que suponga integración. Es un reto para todos. La libertad de las personas está por encima de todo», aseguró el regidor, tras recibir en el Palacio Municipal de María Pita al presidente de la Asociación Síndrome de Down Coruña, Ricardo Santos; y al director delegado del complejo industrial de Repsol en la ciudad, Luis Felipe Llamas.
En esta misma línea, Negreira defendió que su gestión estará siempre del lado de aquellas entidades de la ciudad que apoyen a las personas con «mayor riesgo de exclusión social» y que apuesten por la «integración».