miércoles, 14 de diciembre de 2011

Un niño de doce años se suicidó porque sus compañeras se burlaban de él

[ 01 de Diciembre de 2011 11:17 ]
Michael Raven sufría el acoso de las alumnas, quienes lo molestaban por su “autismo”. Tristeza en las aulas.

Michael Raven, un niño británico de doce años, se suicidó en su habitación luego de regresar de clases del colegio. Según aseguran sus compañeros y algunos padres, la causa del penoso suceso se debe a que sus compañeras se burlaban de él por su “autismo”.
La madre de una de las compañeras del niño comentó, según recoge el diario The Sun, que su hija (también acosada por los alumnos) le contó que las niñas se reían de la apatía de Michael. Sin embargo, el director del colegio St. Wilfrid’s, Lancashire, lo recuerda como un alumno “positivo, brillante y espabilado”.
“Puedo confirmar que la escuela no estaba al tanto de que el pequeño Michael sufriera ningún tipo de intimidación. Cualquier acusación de acoso se toma muy en serio”, aseguró el director. Asimismo, expresó su profundo pesar por la muerte del niño.
Sus otros compañeros le rinden homenaje mediante las redes sociales, en actos del colegio y otras muestras de afecto y acompañamiento para la familia del pequeño. Por su parte, aseguraron “haber aprendido la lección” y se encuentran indignados con las encargadas de las burlas que desencadenaron el penoso hecho.
Un portavoz comentó que todavía se esperan los resultados de la autopsia, pero que nada indica que ese acoso por parte de sus compañeras haya sido la causa de su determinación. Sin embargo, continúan investigando para determinar los motivos.
Fuente: telecinco.es