martes, 17 de enero de 2012

Tecnología revoluciona aprendizaje de niños autistas

Última actualización: Lunes, 16 de enero de 2012
Verónica
Según la madre de Verónica el uso de estas tecnologías le ha dado una mayor confianza e independencia.
La tecnología ha cambiado la vida de Verónica por completo.
"Ha pasado de ser una niña pequeña sin medios para mostrarnos lo que sabía, a ser una niña que tiene un aparato portátil con el que puede reír, jugar y relacionarse", dice su madre Sam Rospigliosi, de Edimburgo, Escocia.
"Quién sabe, quizás lo use para hablar en los próximos años, en el caso de que nunca aprendar a hablar de nuevo".

Adentrarse en sus pensamientos

Verónica tiene seis años y sufre un autismo severo. Tiene grandes problemas para aprender y le es enormemente difícil relacionarse socialmente. Perdió su habilidad de hablar a los tres años.
Pero al igual que otros niños como ella, las computadoras de pantalla táctil le han proporcionado una forma de comunicarse.
Aparatos como los iPads se han convertido en un fetiche casi obligatorio para las familias con niños que sufren autismo.
Richard Mills, director del departamento de investigación del Research Autismo y el National Autistic Society, dice que la tecnología nos da la oportunidad de "avanzar un paso más en nuestro entendimiento del autismo".
"Nos permite adentrarnos en el modo en que el niño piensa".
"La gente con autismo tiene un tipo distinto de inteligencia. Su memoria visual es fuerte, por lo que las computadoras son muy motivadoras", señaló.

Aplicaciones

"No esperen milagros. La tecnología puede revolucionar el modo en que los niños con autismo se comunican, pero no en todos los casos"
Richard Mills, director de investigación del National Autistic Society en Reino Unido
Verónica disfrutó mucho al participar en la prueba de una aplicación de iPad llamada FindMe, diseñada por un equipo de investigadores de la Universidad de Edimburgo.
"Cada vez que Verónica respondía correctamente conseguía una ficha, y ella sabía que tenía que conseguir cinco para acceder a la caja de música", explica su madre.
"Estaba muy motivada respondiendo las preguntas".
La aplicación está dirigida a niños mayores de 18 meses y tiene como fin que los jugadores se centren en otra gente y sus necesidades, algo bastante difícil para la gente con autismo.
El uso de tecnología con pantalla es crucial, afirma Sue Fletcher-Watshon, psicóloga de la Universidad de Edimburgo que lideró el desarrollo de la aplicación.
"Un ratón y un teclado no son accesibles a los niños más pequeños. Una intervención temprana es crucial en muchos casos severos y los iPads nos han permitido diseñar aplicaciones para los niños más pequeños", apuntó.
"Las aplicaciones permiten a los niños ensayar habilidades sociales simples una y otra vez".

Progresos sorprendentes

Mills afirma que quedó sorprendido con el progreso de algunos estudiantes en las escuelas empleando aplicaciones en tabletas con pantalla táctil.
Pero a su vez es cauteloso.
"No esperen milagros. La tecnología puede revolucionar el modo en que los niños con autismo se comunican, pero no en todos los casos".
Según él, "distintas aplicaciones funcionarán de forma distinta según las necesidades del niño".
"Los padres necesitan tomárselo de forma sensible y metódica".
También recomienda hablar con el personal de la escuela para asegurarse de que cualquier aplicación usada para aprender en casa sea compatible con su programa educativo.
Además, resaltó que los padres deberían restringir siempre la cantidad de tiempo que los niños invierten usando computadores, para asegurarse de que no se obsesionen.

Independencia y confianza

Aplicación para niños con autismo
Este tipo de aplicaciones permiten a los niños con autismo aprender como a ellos les gusta.
Pero para Sam el iPad de su hija es un elemento muy positivo que le ha proporcionado conocimiento y aumentado su independencia y confianza en si misma.
Además, le ha generado buena fama entre los otros niños.
Fletcher-Watson achaca el éxito de aplicaciones como ésta al modo en que los niños con autismo les gusta aprender.
"Familia y amigos premian a los niños con sonrisas y comentarios halagadores, pero los niños con autismo no entienden esas reacciones sociales".
Las computadoras les permiten desarrollar una forma de aprender mucho más motivada que les resulta cómodamente repetitiva".
Los compañeros de Verónica son todavía muy pequeños para entender las peculiaridades de su hija, cuenta Sam, pero ahora están viendo de lo que es capaz.
"Como dijo un niño pequeño el otro día en el autobús después de ver lo rápido que ella podía completar un puzzle: "¿Porqué no habla? Mira, si es inteligente".
Siga la sección de tecnología de BBC Mundo a través de @un_mundo_feliz